Vieja Europa

posted in Uncategorized

Vieja Europa

 

 

ROMPIENDO EL HECHIZO DE 15 AÑOS SIN PINTAR

15 años sin pintar. 15 largos años sin crear arte. Con ésta pintura digital, en el año 2006, rompí el encantamiento emocional bajo el cual estuve sometido y que me tuvo completamente bloqueado creativamente como pintor. Es la primera vez que cuento esto abiertamente, en publico.

Todo comenzó a principios de 1991. Yo tenía 23 años y acababa de mudarme a vivir con mi pareja de entonces en Madrid. Hasta entonces había estado involucrado constantemente en numerosos proyectos de pintura, grabado, diseño, música, escultura… Durante los últimos años, había sobrevivido trabajando como ilustrador en un estudio de diseño y vendiendo mis obras donde podía. Profesionalmente, no veía ningún futuro. En aquella época comencé a plantearme seriamente ganarme la vida como ilustrador de libros infantiles y juveniles. Trabajé durante un año en crear un portafolio con obras menos personales que las que solía desarrollar en mi carrera artísticas. Algunas de ellas del periodo 90/91 se pueden ver en ésta exposición Imaginarium.

Visité varias editoriales en Madrid, con mi portafolio bajo el brazo y la recomendación del prestigioso autor Español de libros de imaginación Joan Manuel Gisbert. Pero pronto choqué contra un muro de cemento. Creo que el mundo editorial español del momento no estaba preparado para mi poética propuesta estilistica. 15 años después, un gran número de artistas jóvenes de mucho talento pudieron ver sus trabajos de este estilo publicados en España. Pero en 1991, mi trabajo fue tachado por los editores de «esotérico», «oscuro» y «sofisticado». Incluso un editor llegó a preguntarme atemorizado ¡si yo pertenecía a alguna secta!

Me obsesioné con hacer un tipo de ilustración que fuera aceptable para el mercado. Dejé de sentir la pasión por sacar los sentimientos y sensaciones que se removían en mis tripas. Si. Dejé de disfrutar dibujando. Y un aciago día, me di cuenta de que  al coger un lápiz ya no sentía la ilusión que conocía desde niño. En su lugar, sólo sentía el vértigo de caer sin red al vacío inconmensurable de un papel en blanco. Una angustia punzante en el estómago me lo confirmaba: estaba profundamente deprimido.

En aquellos días, yo estaba involucrado en otros proyectos creativos, especialmente produciendo música. Poco a poco los días pasaban y yo dejé de dibujar, hasta llegar a olvidar que eso es prácticamente lo único que había hecho desde los 4 años. Metí mis pinturas y mis dibujos en un armario y sustituí mi mesa de dibujo por un rack de sintetizadores y un harpa. Durante muchos años, nadie oyó hablar más de mis pinturas. A pesar de que mi buena amiga Luz nunca dejó de instigarme con cariño para que no lo dejara, lo cual yo mal-pagué con mi indiferencia.

10 años después de haber abandonado la pintura, comencé a trabajar con mi compañera y esposa Naomi en numerosos diseños e ilustraciones digitales, especialmente para clubs de la escena electrónica en Madrid. Ella me ayudó a curar las viejas heridas. A recordar quién era yo en mi esencia. A retomar el contacto conmigo mismo. A sentir ilusión. A creer en mi. A ser humilde. A ser generoso. A aceptar sin rubor el don con el que nací.

En Octubre del año 2006, por primera vez en 15 años, pinté esta obra «Old Europe». Volví a sentir el hormigueo en el estómago, la pasión por contar una historia, de recrear un momento perdido en el tiempo.

Esta pintura, basada en una canción de Robert Wyatt, es un viaje en el tiempo al escenario del love affair entre el trompetista de Jazz Miles Davis y la cantante francesa Juliette Greco. Es una historia de amor imposible. Miles y Juliette se conocieron en París en la primavera de 1949. Tenían 22 años y  se enamoraron a primera vista. En París, a diferencia de los Estados Unidos, los derechos humanos de los músicos negros y Americanos Africanos eran respetados. Miles se negó a regresar a los Estados Unidos con Juliette. No quería que ella sufriera el dolor y la humillación de convivir con un hombre negro en un mundo racista. Sabía que allí sería tratada, según sus propias palabras, «como una puta». Así que regresó solo con su trompeta, entrando en una larga época de depresión y  adicción a la heroína. En las calles de Paris, quedó para siempre flotando el espectro del amor de Miles y Juliette bailando al son de una lánguida balada de trompeta.

«Old Europe», esta historia de amor eterno, fue un regalo muy especial para Naomi. Lloró de emoción al verla y me dijo que ella no podía imaginar que yo pudiera crear tanta belleza. Aún me ruborizo al pensarlo. Es la única de mis obras que siempre ha estado colgada en nuestros hogares en todos estos años.

Al poco de terminar ésta obra, en el año 2006, recibí un inesperado mensaje de Alfreda Benge, esposa de Robert Wyatt y autora de la letra de la canción «Old Europe». Alfreda me dijo que yo había conseguido capturar perfectamente sus palabras. ¡Eso me emocionó muchísimo! También me contó que ella y Robert, aún sin conocerse, estuvieron en París a finales de los años 40 y guardan recuerdos inolvidables de aquellos días en la Vieja Europa.

Con «Old Europe», de la mano de Naomi, aprendí que intentar complacer a los demás hasta el punto de olvidarse de crear con amor, humildad y honestidad, mata tu espíritu. Y aprendí que los momentos de pasión y entrega total, son eternos. Como el fantasma del amor de Juliette y Miles… y la tensión de un saxofón fantasma

Vieja Europa

Le Chat qui Peche,
Rue de la Huchette.
Paris nocturno,
y la tensión de un saxofón fantasmal.

Juliette y Miles
Ciudad en blanco y negro.
Paris por la noche,
y los fantasmas de dos enamorados.

De nuevo soñaré,
siempre sueños del ayer.
Aquellos días siguen vivos,
a salvo aquí en mi corazón.

Una mujer busca,
se desliza a través de una puerta,
afuera en la noche
hacia el calor de los brazos de un nuevo amante.

Rue St Benoit.
La ruta encantada.
Noches de añil,
y el fantasma de una luna en el Sena.

De nuevo soñaré,
siempre sueños del ayer.
Aquellos días siguen vivos,
a salvo aquí en mi corazón.

Poema por Alfreda Benge, 2003

 

OLD EUROPE es una de las obras que se podrá ver en mi exposición retrospeciva.

IMAGINARIUM / Visions of Sounds
Sabado 21 de Octubre, 5 PM/9 PM
Domingo 22 de Octubre, 11 AM/1 PM
843 Hiawatha Artspace Lofts
Seattle, Central District

Admisión gratuita.

Please follow and like us:
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial